Los vidrios convencionales utilizados en ventanas de una vivienda, no cuentan con la resistencia adecuada para soportar situaciones extremas. Esto puede concluir en exposición a riesgos o peligros de los habitantes de la casa, en caso de un incendio.

Sin embargo, existen 2 tipos de vidrios que puedes solventar este problema. Cada uno cuenta con atributos y propiedades propias y cumplen una función específica. Hablamos de los vidrios cortafuegos y vidrios parallamas. Continúa leyendo para conocer más y saber cuál escoger.

Características de los vidrios cortafuegos

Se trata de un tipo de vidrio especial, que viene integrado con una capa translucida, la cual cumple funciones de escudo anti-térmico. Logrando así, combatir temperaturas superiores a los 95° grados Celsius.

Algo importante de resaltar es que mientras más capas de escudo tenga el vidrio cortafuegos, mayor será la capacidad de soportar temperatura elevadas.

Si se trata de una evacuación y no hay tomas de luz por dificultades eléctricas, provocadas por el incendio, este vidrio es la mejor opción. Esto se debe a que no se calienta en su superficie, por lo que los afectados pueden apoyarse sobre él y salir sin problemas.

Para fabricar estos cristales, y comprobar su calidad y resistencia, se someten a pruebas extremas a temperaturas descabelladas. Normalmente se unen a un marco anti-térmico y lo exponen a más de 1.000 grados centígrados.

Características de los vidrios parallamas

Por su lado, tenemos a los resistentes vidrios parallamas. Una de las virtudes, y beneficios principales, es la anulación total de humo y gases tóxicos provocados por objetos y estructuras quemadas por un incendio.

Según las estadísticas, se puede comprobar que una de las principales causas de muerte durante los incendios, son las asfixias. No es para menos, inhalar mucho humo tóxico hace colapsar nuestros pulmones de forma fugaz.

Cuando el fuego logra alcanzar materiales como el PVC y la madera, libera monóxido de carbono. Por su parte, si logra alcanzar materiales sintéticos como el plástico o el nylon, emanará cianuro. Ambos agentes son de los más tóxicos para nosotros.

He aquí la importancia de este tipo de vidrio. Está fabricado para ser capaz de mantener su integridad física, en perfectas condiciones, durante un poco más de 2 horas continuas. Este tiempo es más que suficiente (en la mayoría de casos) para realizar una evacuación total.

En cuanto a las desventajas observables de los vidrios parallamas es que no logran contener en su totalidad al calor emanado por las llamaradas. Esto crea una advertencia para aquellos espacios donde hay personas que no pueden someterse a situaciones de este estilo.

¿Cuál de los dos vidrios es mejor?

Definir si alguno de estos vidrios puede ser mejor que el otro, es una tarea un tanto difícil. Ya que tanto el vidrio cortafuegos, como el parallamas, cumplen con las labores de forma similar, con algunas variantes, pero siempre obteniendo resultados exitosos.

Y es que cada vez son más las personas, padres y diseños de negocios, que se animan a cambiar sus vidrios convencionales y aumentar su seguridad.

Todo va a depender directamente de los requerimientos que tenga el inmueble que desea proteger y posibilidades con las que cuente la edificación, a la hora de instalar un marco resistente y los vidrios escogidos.

Es importante señalar también, que sea cual sea la elección que hagas cuando desees instalar un vidrio especial no dejes de comprar también el marco resistente para mantener al vidrio en su lugar y cumpla su función.

De nada sirve tener un vidrio que funciona como escudo anti-térmico montado con marcos convencionales. En poco tiempo las llamas del incendio acabarán con el marco, dejando a todos expuestos al fuego.