Una de las normas que debe cumplir cualquier infraestructura es, sin dudas, los rociadores que se activan en caso de incendios. Al ser este un servicio tan importante, es necesario mantenerlo lo mejor mantenido posible. Por ello, dichas tareas se deben hacer frecuentemente para que tengan el funcionamiento adecuado.

Por otra parte, es importante saber de qué maneras se hace la desactivación de este sistema para el momento de hacerle mantenimiento. Casi siempre esta deshabilitada ya que se hace para cambiar rociadores que están dañados o se encuentran fuera de servicio. Así que te vamos a estar mostrando cómo se pueden desactivar estos mecanismos.

Planificación previa

Uno de los requisitos más importantes de estos procedimientos es realizar las planificaciones pertinentes para que se creen las desactivaciones de los rociadores. Esto se expresa en la NFPA 25, justamente en el artículo número 15. Mediante este se muestran todos los procesos que debes poner en práctica para reducir los riesgos de incendio mientras de hace la desactivación de los rociadores.

Una de las pautas que se mencionan en este artículo dicen que el dueño o encargado de la propiedad tiene que nombrar a un coordinador. Esta persona será la responsable de la desactivación del servicio de rociadores, tomando en cuenta los requerimientos del NFPA 25.

Después, esta persona designada tendrá que idear el plan de cómo se realizarán las desactivaciones de los rociadores y así evitar riesgos potenciales. Quien se responsabiliza de este trabajo, tiene la autoridad para hacer las desactivaciones antes de colocar por completo el sistema en fuera de servicio.

Etiquetas de desactivación

Cuando ya se inicia el trabajo de desactivación, se tienen que ir marcando las partes del sistema que están inhabilitadas. Estos marcadores tendrán que ir en los controles de bomberos, en las válvulas de control y en los sitios que instituyen las autoridades pertinentes.

En las etiquetas se tiene que especificar qué parte del sistema fue desactivada. Dicho procedimiento de marcaje lo debe hacer todo el que realice la acción de inhabilitar los rociadores. Además, los marcadores tiene que contener los detalles de los componentes, así será más sencillo el restablecimiento del sistema de rociadores.

Mediante las etiquetas también se va poder realizar una verificación al finalizar el trabajo de restablecimiento. Así, se podrá saber qué válvulas fueron reactivadas y cuáles aún se encuentran deshabilitadas.

Programa para desactivar rociadores dañados

En la NFPA 25 se estipula que las desactivaciones de sistemas para rociar deben tener una programación. Allí se dan los detalles a seguir y son los siguientes:

  • Inspeccionar la zona y comprobar los riesgos posibles.
  • Establecer la distancia y el tiempo que durara a desactivación.
  • Mostrar recomendaciones en caso del aumento de riesgos.
  • Hacer la notificación al servicio de seguros, empresa de alarmas, dueños de la propiedad y otras autoridades pertinentes.
  • Notificar al cuerpo de bomberos que se realizará la desactivación temporal.
  • Avisar a los distintos supervisores en las áreas de la propiedad.
  • Hacer la etiquetación de inhabilitación.

Inhabilitaciones extensas

Parte de las indicaciones que te mencionamos, cuando uno de estos sistemas de rociadores dura más de 10 horas desactivado se tienen que poner en práctica los siguientes procedimientos para evitar la afección de las personas que se encuentran en la propiedad.

  • Evacuar a las personas que se encuentran en la parte del edificio que tiene el servicio de rociadores inactivo.
  • Poner vigilancia antincendios por turnos.
  • Colocar suministros de agua contrastante en el área sin rociadores activos.
  • Poner en práctica un plan para evitar y deshabilitar puntos de inicios de incendio.
  • Si es una zona en la que pasa algún tipo de combustible se debe reducir o cortar este suministro.

Es imprescindible que se pongan en práctica todos procedimientos que te hemos explicado. Esto se hace para reducir los riesgos de que alguna sección del edificio sufra un incendio mientras se hacen las reparaciones. Además, el sistema de etiquetados permite restablecer más rápido el servicio al culminar el trabajo.