La seguridad contra incendios empresarial es muy importante, gracias a ella, se pueden evitar una elevada cantidad de accidentes. Si no sabes qué medidas de seguridad tomar, leer esta información será de mucha utilidad, aprenderás a identificar los peligros potenciales y también a evitarlos a través de sistemas de protección contra incendios.

Posteriormente, explicaremos cómo proteger las instalaciones de cualquier empresa ante potenciales riesgos relacionados con el fuego. Además, mostraremos qué tipo de fuegos existen y cuáles son los extintores indicados para apagarlos.

Sistemas contra incendios fijos

No basta con confiar en un solo sistema contra incendios, se recomienda tener como mínimo dos y para mayor seguridad 3 de estos sistemas. Mira cuáles.

Bocas equipadas para incendios

sistemas de protección contra incendios

Las bocas de incendio están conformadas por herramientas fijas ancladas tanto al suelo como a la pared y en elementos como soportes de manguera o armarios. Cuentan con una muy buena eficacia ante los incendios, pues, se encuentran en un lugar estratégico y el abastecimiento de agua es constante.

Por otro lado, no hace falta de un profesional para utilizarlos, incluso una persona común y corriente puede hacerlo. Su mantenimiento se resume en:

  • Cuatro revisiones por año llevadas a cabo por una empresa autorizada que sepa realizar el trabajo bien.
  • Una revisión de manguera cada año. Su finalidad es comprobar que el objeto funciona correctamente.

Extintores portátiles

Para que sean fáciles de llevar y utilizar, los extintores no deben pesar más de veinte kilos. Su ubicación debe mantenerse a la cercanía del suelo, su altura máxima ha sido limitada por una normativa diferente en cada país. El mantenimiento consiste en:

  • Cuatro revisiones por año llevadas a cabo por una empresa autorizada que sepa realizar el trabajo bien.
  • Una prueba o revisión hidráulica realizada cada 5 años para comprobar la calidad del extintor. En caso de que ya no sea de utilidad, tendrá que ser reemplazado por uno nuevo.

sistemas

Rociadores de agua

Su instalación no es tan complicada y el costo de mantenimiento tampoco es tan elevado. Los rociadores internos y externos deben ir conectados a un abastecimiento fijo de agua. Consisten en una válvula única con control general, tubos distribuidores, sprinklers o rociadores. Estos últimos se abren de manera automática una vez que el ambiente exterior alcanza cierta temperatura.

Una vez que se abren, expulsan agua a presión en todas las direcciones como si fuese una ducha. Algunas veces, asocian los splinkers con sensores termosensibles para detectar el fuego. Su mantenimiento hay que confiarse únicamente a compañías autorizadas y profesionales en el área.

Al momento de comprobar el funcionamiento de los rociadores de agua, necesitan verificar si este sistema contra incendios es efectivo. El rango de alcance forma parte de los primeros detalles, como los edificios y sus ambientes cambian, el alcance de los splinkers minimizan su rango.

Tipos de fuego

Conocer qué clases de fuegos existen, le permite proteger su establecimiento a quien vaya a instalar o renovar sus sistemas de seguridad contra incendios. De nada sirve tener un sistema contra incendios que no sea compatible con el tipo de fuego que surge.

Fuego clase A

Generalmente, lo produce la combustión de materiales sólidos como el papel, madera, plástico, cartón, entre otros. Para apagarlo de manera correcta hay que usar alguno de los siguientes métodos:

  • Enfriamiento: ante un caso común y corriente el agua es adecuada para bajar su temperatura y extinguir.
  • Extintores clase A: se trata de extintores hechos a base de agua.
  • Extintores clase ABC: se trata de extintores hechos a base de un polvo químico seco.
  • Extintores clase AB: se trata de extintores hechos a base de espuma y agua.

Fuego clase B

Surgen mediante la combustión de líquidos inflamables como la pintura, disolventes, aceite, gasoil, gasolina, entre otros. Para apagarlo de manera correcta hay que usar:

  • Anulador de oxígeno: quitándole el oxígeno al ambiente, el fuego terminará.
  • Extintores clase BC: están hechos a base de sales, ignífugas, hidro carbonatados y compendios flúor, los cuales cancelan la combustión.

Esto aplica al tratarse de una compañía, empresa o establecimiento con líquidos petroquímicos y químicos inflamables.

Fuego clase C

Es producido cuando en el ambiente hay muchos elementos gaseosos naturales como el butano y propano. Para apagarlo de manera adecuada hay que usar:

  • Dióxido de carbono: su eficacia ante el fuego es enorme.

Ante estos casos, recomiendan evitar el uso de extintores acuosos, ya que estos son conductores de electricidad y pueden empeorar la situación.

Fuego clase D

Técnicamente, es producido cuando metales combustibles activos entran en acción, algunos de dichos materiales son el aluminio, potasio, magnesio y sodio. La mejor manera de apagarlo es con:

  • Polvo químico seco que sea a base del borrado sódico o de sodio.

Fuego clase K

Surgen cuando los derivados de grasas y aceites entran en combustión, ambos producen este peligroso fuego. Para apagarlo no hay nada mejor que:

  • Seleccionados usados en las cocinas industriales.
  • Soluciones o mezclas acuosas con acetato potasio.