Los fallos más comunes de rociadores contra incendios se deben a un error humano o sabotaje, ya que son el método más seguro para prevenir la pérdida de vidas humanas y bienes. El mal funcionamiento del rociador según la Asociación Americana de Rociadores contra Incendios por un error no humano es de 1 en 16 millones aproximadamente.

Los sistemas de rociadores son el método más confiable desde el siglo XIX hasta la actualidad que se mantienen en constante desarrollo. A continuación encontrará los fallos más comunes de los rociadores contra incendios.

fallos más comunes de los rociadores contra incendios

¿Cuáles son los fallos más comunes de los rociadores contra incendios?

Los rociadores contra incendios son construidos cumpliendo con las normas de calidad reconocidas a nivel mundial, como NORMA NFPA 13, l. Esto garantiza que no ocurrirán fallas, pero sin embargo pueden ocurrir.

Por ello es necesario que los usuarios identifiquen los fallos de rociadores contra incendios y las prevengan. Esto se puede hacer con ayuda de personal experto en el mantenimiento de estos sistemas.

Los fallos más comunes en los rociadores contra incendios son los siguientes:

Sobrecalentamiento

El calor activa los cabezales de los rociadores. El sistema está conformado por diferentes bulbos, los cuales han sido diseñados para funcionar con diferentes temperaturas. Por este motivo es muy importante tomar en cuenta los bulbos al momento de seleccionar el tipo de rociador.

Congelación

El agua en los rociadores contra incendios también puede congelarse si no se toman las medidas necesarias, como es aislar las tuberías y agregar anticongelante. El agua cuando se congela puede ocasionar la expansión de las tuberías, lo que origina que se agrieten y exploten para después filtrarse cuando el sistema se descongela.

Para solucionar este problema se toman ciertas medidas, como es agregar en las tuberías anticongelantes. También se pueden instalar rociadores contra incendios secos los cuales utilizan la presión de aire o se puede colocar aislamiento alrededor del sistema.

Otra forma de evitar la congelación es utilizando válvulas diseñadas especialmente para que el agua se mantenga fuera del sistema hasta que sea necesario.

Corrosión

Las tuberías de los rociadores contra incendios al igual que en cualquier sistema a base de agua, pueden ser atacadas por la corrosión. Esto puede ocasionar fugas y afectar el buen funcionamiento del sistema.

Para evitar estas situaciones lo recomendable es realizar inspecciones al sistema de rociadores contra incendios una vez al año. Esto ayudará a protegerlo y a evitar los fallos de rociadores contra incendios.

Para proteger los rociadores contra incendios contra la corrosión es importante revisar la NFPA 13 que es la norma de instalación de sistema de rociadores

fallos más comunes de los rociadores contra incendios

Daño mecánico

Los sistemas de rociadores contra incendios instalados de forma inadecuada y que no han recibido el mantenimiento correspondiente. Están expuestos a riesgos por daños mecánicos, ocasionados por la mala instalación de los cabezales o se han apretado demasiado, no se realizó la instalación en los rociadores de los antigolpes, entre otros.

Los fallos de rociadores contra incendios se pueden evitar o pueden disminuir contratando para la instalación de una empresa calificada.

Comprar rociadores de dudosa procedencia

La instalación de los sistemas de los rociadores contra incendios puede estar en peligro cuando se adquiere un rociador que no cumple con las normas. Cuando no se conoce el origen de estos sistemas lo mejor es no confiar en ellos.

Error humano o sabotaje

El error humano es la causa más frecuente del mal funcionamiento del rociador contra incendios. Los errores comunes cometidos por las personas contra estos sistemas son los golpes, la mala manipulación en su transporte, elementos colgantes del rociador, entre otros.